La DGT propone nuevas normas de sujeción de los menores en los vehículos

Publicado el 28 febrero, 2013 · Publicado en Crianza

La propuesta recoge que los menores de 4 años viajen en sentido contrario a la marcha

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha remitido al Gobierno para su estudio una reforma en la normativa de uso de las sillas de retención infantil, por la cual los menores de 4 años de menos de 18kg deberán viajar en los asientos traseros y en sentido contrario a la marcha, siempre que el dispositivo lo permita. Esta propuesta, incluida en el borrador de reforma del Reglamento General de Circulación que ha elaborado la DGT, también incluye la prohibición de que aquellos niños que midan menos de 135 centímetros ocupen el asiento delantero.

La normativa actual recoge que las personas cuya estatura no alcance los 135 centímetros deberán utilizar obligatoriamente un dispositivo de retención homologado adaptado a su talla y a su peso, y que los que tengan una altura igual o superior, podrán utilizar bien el dispositivo de seguridad o bien el cinturón de seguridad para adultos.

Sin embargo, la norma vigente no contempla por ley la orientación en la que se tienen que colocar las sillas infantiles, salvo aquellas que se colocan en asientos protegidos por airbag frontal, que han de ser desactivados para que las sillas se coloquen en la posición contraria a la marcha.

seguridad coche

En el caso de los niños más mayores, el Reglamento General de Circulación actual establece que los menores de 12 años sólo pueden viajar en los asientos delanteros de un vehículo si van colocados en “dispositivos homologados a tal efecto” o, en el caso de que su estatura sea igual o superior a 135 centímetros, lleven el cinturón de seguridad. Con la reforma propuesta, la edad de los niños sería indiferente, ya que sólo podrán viajar de copiloto en caso de superar los 135 centímetros.

Estas reformas, en especial la de la obligación de colocar las sillas de retención infantiles de los grupos 0, 0+ y I mirando hacia atrás, viene recomendada por un estudio realizado en diciembre del 2012 por el Real Automóvil Club de España (RACE) y la empresa Cibex, en colaboración con la DGT. Según los resultados de este estudio, colocar a los niños en el sentido contrario a la marcha puede reducir hasta un 75% el riesgo de que los menores sufran lesiones en caso de accidente de tráfico.

Según los expertos, “las fuerzas que se registran en caso de impacto se distribuyen por todo el cuerpo y no se concentran en la zona del cuello, como ocurre cuando viajan en sentido de la marcha”. Además, añade “las características de la cabeza, del cuello y de la columna vertebral de los niños les hace más vulnerables a sufrir lesiones graves o mortales en caso de impacto”.

Entre los años 2001 y 2011, un total de 1.150 menores de 14 años murieron y 60.000 sufrieron alguna lesión como consecuencia de accidentes de tráfico. Sin embargo, los datos de 2011 informan del aumento de niños heridos graves que no llevaban un sistema de retención homologado durante la circulación en turismo o furgoneta.

Por su parte, las asociaciones de automovilistas se han mostrado divididas respecto a la propuesta de reforma del Reglamento General de Circulación de la DGT. Por un lado, el director de Seguridad Vial del RACE aplaude estas medidas, mientras que el presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) ha recordado que el uso de los sistemas de retención en los vehículos está regulado por una normativa europea y el Gobierno español “no puede hacer ninguna innovación”, y apuesta porque la Administración garantice la “normalización de las recomendaciones que hace el fabricante” sobre el uso de estos dispositivos, para evitar situaciones como las que se dan actualmente, en las que un fabricante de una ‘sillita’ recomienda en Reino Unido que se coloque en el sentido contrario de la marcha y aquí aconseja lo contrario.

Consulta aquí la normativa actual

AUTOR: ANA CAÑADAS